Madres emprendedoras: cuando la maternidad inspira los negocios

Desde juguetes a productos para la salud del bebé, las madres de estas historias utilizaron las redes sociales como los principales aliados para potenciar sus negocios.

0
1612

Según el Global Entreperneuship Monitor (GEM), el 42% de las personas que emprenden en el país, son mujeres, y la edad en la que la mayor parte de ellas decide emprender, es entre los 29 y 49 años, coincidiendo con la etapa de la maternidad. Así, desde juguetes a productos para la salud del bebé, las madres de estas historias utilizaron las redes sociales Facebook e Instagram como los principales aliados para potenciar sus negocios, alcanzando a una amplia audiencia y aumentando las ventas en poco tiempo. Conoce más sobre sobre ellas e inspírate tú también.

Cuando cuidar a un hijo es cuidar también a la comunidad

Santino tenía apenas dos años cuando le diagnosticaron TGD y Autismo Severo, una condición que lo hacía padecer una gran cantidad de intolerancias y alergias. Lejos de paralizarse por la situación, su mamá Florencia decidió encarar una búsqueda para identificar todo lo que a él le provocaba malestar, desde comidas hasta productos de higiene. Por entonces, sólo en otros países lograban conseguir artículos libres de químicos sintéticos, especiales para su bebé, resultando muy engorroso traerlos. Fue así como surgió la idea de comenzar a producir ella misma los productos de cosmética e higiene para su bebé.

Su primer producto fue un jabón 100% vegetal, sin aditivos ni conservantes, y sin perfume ni nada sintético, especial para Santino. “Así nació Boti-K Puro, por la necesidad de nuestro hijo y por las ganas de verlo feliz; nosotros no éramos empresarios ni desarrolladores, éramos una madre y un padre luchando”, explica Florencia. De a poco, y con la ayuda de su Página en Facebook, se introdujeron en un mercado local en el que existían marcas extranjeras instaladas con productos similares, pero donde no encontraron marcas nacionales que ofrecieran una línea completa bajo su mismo concepto: productos 100% vegetales y ecosaludables, ya que muchos de los productos que decían ser naturales, tenían altos porcentajes de químicos y petrolatos.

Boti-K Puro

Boti-K Puro resultó ser también, la solución para todo tipo de pieles sensibles: embarazadas, personas con afecciones de piel y niños recién nacidos, un segmento de consumo consciente que les permitió expandir el negocio. “Queremos que toda la cosmética llegue a ser ecológica y saludable -asegura Florencia- y para esto es fundamental hacer un marketing educativo para darle herramientas e información al consumidor. En ese sentido, Facebook e Instagram son nuestros pilares de tracción”.

Las plataformas también son para Boti-K, el espacio donde surgen nuevas historias de apoyo que acercan a las personas y crean comunidades más fuertes. “Una vez se comunicó con nosotros una mamá que tenía una hija con piel de cristal, estaba muy emocionada ya que gracias a nuestro jabón, había podido bañar por primera vez a su hija sin que llorara de dolor. Tener esa relación directa, que sólo te la pueden dar las redes sociales, es irremplazable; te permite saber por dónde ir, qué hacer, no solo en el desarrollo del producto, sino también para escuchar a la gente que tiene una verdadera necesidad”, explica Florencia.

Hoy en día Boti-K Puro tiene más de 60 productos desarrollados, 21 empleados, un equipo de investigación y desarrollo de más de 10 personas – incluyendo personal interno y terceros -, y una comunidad que los acompaña en ese proceso de crecimiento, llevándolos a crear CEUPA (Conciencia, Esperanza y Unión para el Autismo), donde encontraron el apoyo para continuar ese sueño y crear una línea para mejorar la calidad de vida de todos esos chicos.

Una tienda donde los juguetes no tienen género

“Quiero una cocina”, fue el claro pedido de Vicente de tres años a su mamá. Cuando Rocío inició la búsqueda, sólo encontró cocinas con colores y diseños pensados para niñas, donde los mensajes del packaging no incluían a los pequeños hombres. Fue entonces cuando decidió crear lo que ella imaginaba: una cocina hecha con madera, con ciertos toques de diseño, de color blanco y sin detalles. Diseñó un prototipo de su idea, contactó a un carpintero que pudiera crearlo y logró el juguete que enamoró por completo a su hijo y a todos sus amigos que venían a jugar, sin distinción de edad, ni género.

Wonderplay Toys

Comenzando por crear una cocinita sin género para su hijo, Rocío emprendió Wonderplay Toys, una tienda de juguetes sin edad ni género que hoy genera el 90% de sus ventas a partir de interacciones en Facebook e Instagram.

A través de Facebook encontró madres y padres que estaban en la misma búsqueda, y niños que también imaginaban juegos con hornallas, ollas y ricos platos de comida. Una cocinita llevó a la otra, y ese sueño se transformó en Wonderplay Toys, una tienda de juguetes que también son objetos de decoración y guardado: lavarropas, cocinas, cochecitos y accesorios. Hoy vende 100 productos mensuales y el 90% de las ventas se generan a partir de interacciones en Facebook e Instagram.

Los contenidos en la Página los piensa según las tendencias de sus clientes que puede observar allí, aprovechando para mostrarse jugando con sus hijos, y fomentando un vínculo cercano con la imaginación y la creatividad más allá de la edad, impulsando así un trato de igualdad con los niños.

Una hija y un emprendimiento que nacen al mismo tiempo

Daniela tenía 31 años cuando se encontró perdida profesionalmente. Dejando la Argentina para vivir en Chile acompañando a su marido en una nueva oportunidad laboral, decidió iniciar un camino propio -sin mucha convicción- como organizadora de eventos, para así poder volcar su vocación de diseñadora. Pero apenas había comenzado, descubrió que estaba embarazada, y todo volvió a cambiar.

Llegó la ecografía, y con ella el nombre de su hija, Ana Clara, y el de su nuevo emprendimiento: “la organización de eventos no era lo mío, y tampoco hubiese podido dedicarle el tiempo que requería, entonces ahí me di cuenta: tenía que vender ropa para bebés por Facebook, era Claramente Bebés”, dice Daniela con tono revelador. En poco tiempo armó su emprendimiento, sintiendo ahí la emoción y el entusiasmo que nunca había sentido y había estado buscando. Considerando el poco tiempo de los padres, y la poca experiencia de los primerizos, decidió crear kits de ropa para bebés con un bodie, pantalón, abrigo, todo combinable, para simplificar así el trabajo de los padres al pensar cómo vestir a sus hijos.

Claramente bebés

La maternidad inspiró a Daniela a desarrollar su propio emprendimiento Claramente Bebés, creando kits de ropa que simplificaran la tarea de los padres, y generando actualmente más de 150 ventas mensuales a través de Facebook.

Cuatro días después de activar la página de Facebook, decidió realizar un Anuncio en la plataforma y tuvo dos ventas. “Me acuerdo que dije esto es increíble, ¿de qué estamos hablando? San Facebook, una estampita a San Facebook”, dice entre risas. Daniela considera clave que a través de Facebook puede hablar con sus clientes, escuchar y estar atenta a cómo se comportan.

Los kits fueron un éxito y la marca comenzó a crecer entre la comunidad alcanzando los 168 mil seguidores. La tienda online de Claramente Bebés, que comenzó con tan solo 3 kits, genera hoy 150 ventas mensuales, y posee actualmente 25 kits disponibles, llegando a través de Facebook, a todo el país. “La mamá de Claramente bebés soy yo y su papá es Facebook; nada de esto hubiese sido posible sin las redes sociales” asegura Daniela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here